La electrónica aterciopelada de EBTG

Ahora que posiblemente quedan dos noticieros para el revival de los noventa, quizá volverán a ponerse de moda grupos como Everything But The Girl (EBTG). Aunque es cierto que durante los ochenta habían realizado obras notables, de pop adulto  producido con elegancia, fue a mediados de los noventa cuando sufrieron un giro monumental en su carrera. En primer lugar, por el famoso remix de Todd Terry en clave house de su éxito Missing, incluido en el CD Amplified Heart (1994). En segundo lugar, por la colaboración de ambos componentes (la cantante Tracey Thorn y el multiinstrumentista Ben Watt) en la canción Protection del grupo Massive Attack, se recuerda como una de las mejores muestras en el género conocido como trip hop (abajo, el video-clip dirigido por el realizador de culto Michel Gondry). Además, esa colaboración con los gurús del trip hop motivó su evolución hacia un pop basado en la electrónica, especialmente en los géneros que, además del anterior, estaban más de moda por aquel entonces: el drum’n’bass y el house. Si el primero predominó en la que muchos califican como su obra maestra, Walking Wounded (1996), el segundo era el más relevante en su último CD hasta la fecha, Temperamental (1999), coincidente con la faceta de Ben Watt como DJ en el club londinense Lazy Dog y la posterior creación de su sello discográfico Buzzin’ Fly.

La voz de Tracey Thorn y sus letras nostálgicas encuentran en varias canciones del disco más conocido de EBTG un contrapunto interesante. El ritmo sincopado del drum’n’bass en Walking Wounded y los ritmos downtempo de Single, que podría ser una de las mejores baladas de los años noventa, ejemplifican con claridad cómo los samplers, los sintetizadores y las programaciones pueden encontrar la calidez que se suele echar en falta gracias a su perfecta acomodación con la privilegiada voz de Tracey. Su minimalismo musical formado por los beats, un órgano tratado con filtros, cuerdas sintetizadas y un par de sampleados tomados de Song to the Siren (compuesta por Tim Buckley), es suficiente para componer magistralmente la atmósfera de soledad derivada de la pérdida, encarnada en los versos “But if no one calls me and I don’t speak all day / Do I disappear?”.

En una entrevista, Björk relacionaba la música con la biología al afirmar que las cuerdas podrían compararse con el sistema nervioso y las percusiones con el corazón. Y es en ese kick descompasado y ultragrave donde parece fundamentarse la letanía de Single, tan repetitiva como la imagen del hombre sometido a un loop similar al de la música en el video-clip promocional.

 

Una estructura similar y sentimientos parecidos se descubren en el video de la canción que da nombre al CD, Walking Wounded, un himno drum’n’bass con la colaboración musical de Wales y Coxon. La nostalgia de la canción anterior da lugar aquí a un monólogo que conduce la inseguridad al terreno de la neurosis, narrando una relación que se inicia y se cierra en los ocho versos del estribillo escritos con la mano de un/a amante excesivamente compulsivo/a:

And no, I’m never gonna let you go
And no, I’m never gonna let you go
And now I know I had a choice… though you never made it clear to me
I thought you never felt it deeply
Now I’m never gonna let you go
Now I’m never gonna let you go
‘Cause I could have loved you forever
I could have loved you forever…

La realización del video fue obra del director independiente Hal Hartley, uno de los realizadores de culto entre finales de los años ochenta y mediados de los noventa, con títulos como The Unbeliavable Truth (1988), Trust (1990) y Amateur (1994), en los que aparecen personajes corrientes inmersos en tramas generadas por el azar y los diálogos que bordean el absurdo, la insensatez o la neurosis. Para el video, sin embargo, optó por el motivo del marco pictórico como Leitmotiv. Si el acto de mirar puede ser una metáfora del acto de poseer a través del enamoramiento, el encuadre proporcionado por el marco convierte al ser amado en ese ente adorado para quien lo mira y, por tanto, lo admira y lo desea.

Entradas relacionadas: Música para filmes inexistentes (1): Portishead.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: