Villa(s) de los Misterios

Pompeya se desmorona, literalmente. Hace algo más de dos meses nos enteramos del completo derrumbe de la Casa de los Gladiadores, que dio la voz de alarma ante el espectacular recorte de 56 millones de euros por parte del Gobierno de Silvio Berlusconi (SB) al Ministerio de Cultura, responsable último de los bienes culturales italianos. Hasta hace unas semanas creí que era debido a la desidia del gobierno por la gestión ineficaz de su patrimonio. Pero desde hace unos días me inclino a pensar que fue el resultado de una fuerza aún mayor que la de la corteza terrestre, cuyo epicentro se sitúa en la Ciudad Eterna, la milenaria Roma. Es igualmente una fuerza telúrica, aunque ésta surge desde el mismo centro de una descontrolada e insigne entrepierna.

La Casa de los Gladiadores en Pompeya, derrumbada. © 2010, EFE

Dudo que el recorte al que se han visto sometidos varios Ministerios italianos haya afectado a la bolsa de gastos no declarados, hasta hace unos meses, del Cavaliere. Las orgías en la villa de Arcore, el pago por los servicios sexuales –incluso, al parecer, con menores, según las últimas noticias–, la juerga y el desenfreno en la discoteca del sótano –la bunga bunga– debieron ser, en su opinión, de interés nacional. Incluso no sería descabellado pensar que lo considerase como el “merecido” reposo del guerrero. Algo así como las fiestas privadas que tantas veces hemos visto en las películas de gánsteres, con Cotton Club (1984), de Francis F. Coppola, a la cabeza:

El Presidente de la República, Napolitano (a la izqda), y el Primer Ministro, Berlusconi (a la dcha.), cada uno por su lado. © 2011, France Press.

Claro que, después de estos agravantes, hablar de una mala gestión en la política cultural en Italia podría parecernos frívolo. O quizás no lo sea tanto. Hay en la misma Pompeya, cerca de la colapsada Casa de los Gladiadores, una de las villas más importantes del arte romano, la conocida como Villa de los Misterios, del siglo I d.C. En sus paredes se despliegan frescos que representan episodios vinculados a los misterios o ritos dionisiacos. En ellos, las mujeres que protagonizaban el rito, las ménades, alcanzaban el frenesí tras comer carne y beber vino. El caso es que, según cuenta la historia, en la antigua Roma fueron prohibidas por el Senado debido a que el desenfreno era aprovechado para cometer delitos diversos, incluso el asesinato. De este modo parece como si SB estuviera revitalizando los estereotipos del Imperio romano, tal vez sin saberlo y con enormes cantidades de caspa.

Frescos en un muro de la Villa de los Misterios, Pompeya.

Semanas después del derrumbe de la Casa de los Gladiadores, moría el célebre director italiano Mario Monicelli. Conocido por sus ácidas comedias all’italiana, en las que criticaba los estereotipos y las realidades de aquella sociedad, decidió acabar con su vida –y con el dolor– con otra caída: saltando de la ventana del hospital donde convalecía de una enfermedad terminal. A mí me parece que ambas caídas están más relacionadas de lo que pudiera parecer. En sus películas, y citando sus propias palabras, “pusimos un espejo delante de los italianos para reflejar su lado más innoble”. En los años cincuenta y sesenta, Monicelli habría dirigido una brillante comedia sobre las luces y las sombras de SB, pero los medios de masas y la telerrealidad en la que se ha convertido la propia realidad –política y de cualquier otro talante– provocan que la tarea resulte del todo futil. No obstante, qué bonito hubiera sido que Monicelli hubiera podido emplear todo su (in)genio para colocar su espejo fílmico en un político –y una clase política y empresarial– que debería pasar a la historia como aquél que trató a su país como si fuera su hacienda; mejor dicho, su lupanar.

Entradas relacionadas: Sobre el kitsch como arma arrojadiza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: