Rita Indiana

¿Punk merengue? ¿Tecno merengue? ¿Merengue urbano? Rita Indiana, acompañada de Los Misterios, se mantiene alejada de cualquier etiqueta al uso. Porque ella misma pulveriza todas las categorías en todo lo que hace y dice, ya sea en su relato La estrategia de Chochueca (2000), o en las letras de sus innovadoras canciones. Un aspecto es omnipresente en todas ellas: la importancia de la cultura urbana y de su argot, que ella conoce de sobra y domina a la perfección. Pero también su interés, como en otros ritmos callejeros, de tomar el pulso a la actualidad social sin por ello darnos la lata con peroratas ni discursos de ambigua profundidad sociológica. Como ejemplo, La hora de volvé y Maldito Feisbú, que comentaré brevemente a continuación acompañados de los videos correspondientes.


Así pues, en su equipaje musical hay lugar para los emigrantes dominicanos que, desengañados con las luces de las ciudades estadounidenses, meditan con amargura sobre la necesidad de regresar a la patria, a lo cual la cantante les ayuda incitándoles al regreso. Rita Indiana podría haber ilustrado esta canción con imágenes costumbristas del drama migratorio en yola o en avión, pero prefiere regalarnos su tecno merengue con un sugerente decorado digital –obra de Mariela Ortiz y de la directora del videoclip, Noelia Quintero– que podría haber salido de las manos de Salvador Dalí si el de Figueras aún permaneciera con nosotros. La coreografía de la cantante y su propio aspecto son otro de los platos fuertes de su propuesta: con sus alargados miembros y su cuerpo estilizadísimo de 6′ 3”, Rita Indiana se nos presenta como un ser posthumano, como un Nexus 7 más humano que los humanos, o mejor como una construcción cuya identidad pulveriza preferentemente la noción tradicional de género.



Sensible a todo lo que la rodea y marca los gustos, las filias y las fobias sociales, dedica otra canción –Maldito Feisbú– a la fiebre que nos atenaza a muchos de nosotros en esa red social que presenta ventajas y desventajas a partes iguales. De ritmo obsesivo e hipnotizante, presten atención a la letra: “Me puse a taggear sin compasión, mientras en mi casa se metía un ladrón… / Mi vida sexual es inexistente / desde que me paso los días ya viendo gente… / Le doy p’allá, igual que tú / viéndonos la cara en el maldito feisbú.”

Más canciones en el CD de debut de Rita Indiana y Los Misterios: El juiderío (2010, Sony Latino).

Anuncios

  1. josegabriel2010

    Excelente comentario, capta bien la singularidad de esta artista!!!!!!!!!!!!!!

  2. excelente artista y excelente comentario que capta su singularidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: