Lady in Chanel (nº 5)

Yo suprimía lo visible y lo invisible. Me perdía en un espejo sin azogue. (Paul Eluard)

El último spot publicitario del director de cine Jean-Pierre Jeunet para Chanel nº 5 tiene todos los ingredientes del estilo de su autor: la cuidada puesta en escena –obsesiva hasta la extenuación en los detalles–, el interés por lo visible y por lo invisible –subrayado, en este caso, por el hecho de que lo que se vende es un perfume–, y la presencia de una de sus actrices fetiche, Audrey Tautou.

Además de las imágenes, lo que más me ha llamado la atención del spot –aparte de la obsesión de Jeunet por el azar objetivo– es la banda sonora; entre las cuidadas imágenes se superpone una de las canciones más emblemáticas de la cantante de jazz Billie Holiday: “I’m a Fool to Want You”, standard compuesto por Frank Sinatra y primer corte del último álbum que Holiday grabó en vida, el indispensable Lady in Satin (1958). Un elepé –como se decía entonces–, que en principio no contó con el apoyo de los más puristas, quienes consideraban sobreproducidas las melifluas cuerdas de Ray Ellis. No obstante, con el paso de los años, y pese a su mínima base camp, dicho elepé es una de las grandes joyas del jazz clásico.

La vida de Billie, y su muerte, no fueron precisamente una sucesión de hechos sofisticados: ella fue la narradora de ese tipo de situaciones, pero rara vez se convirtió en protagonista. Su amarga vida estuvo trufada de episodios límite: abusos de pequeña, alcoholismo desde su juventud, una trágica relación amorosa con el saxofonista Lester Young, la adicción a las drogas de ambos, juicios, arrestos y la muerte en la indigencia.

La verdad es que, al experimentar la combinación de los ronroneos de Holiday y la sofisticación visual del anuncio, a uno le queda una sensación agridulce, como si fuera una suerte de vanitas. La felicidad, parece decirnos Jeunet, no es más que un instante robado. Lo mejor es que abandonemos a la pareja en ese momento mágico –ese happy beginning– en la estación de Estambul, pues ya sabemos de sobra que todo tiene un principio porque todo tiene un fin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: